Bienvenido hoy es, 06 d Oct dl 2022     08:04  hrs.  

Pacaypampa

                      

HISTORIA DE LA APARICIÓN DEL SEÑOR DE PACAYPAMPA

Esta hermosa historia ocurre en un lugar llamado "HUANCASAYANI" (comunidad campesina de agricultores que pertenecen a la provincia de Sandia), vivían una pareja de ancianos que se encontraban enfermos debido a su avanzada edad, desde su juventud fueron creyentes de la fe Cristiana y pertenecieron a los grupos de oración de la comunidad, ella era una persona muy devota y piadosa, estando ella muy enferma oró y pidió ayuda a nuestro Señor.

Era un tarde media oscura debido a una densa niebla que asomaba por la estancia la cual es casi frecuente por la zona, cuando se escucha que tocaban la puerta de casa de la pareja de ancianos, un niño humilde de unos diez años que no pertenecía a la comunidad , vestí de una manera humilde y muy aseado, de mirada serena que inspiraba tranquilidad y respeto mas que compasión, al verlo lo quedan mirando y el niño interrumpe el silencio con un " buenas tardes tatay , buenas tardes mamay ", los ancianos que tenían la fe Cristiana al verlo cansado y un poco demacrado no dudan en hacerlo pasar y atenderlo.

                  

Había transcurrido un tiempo y siendo las seis y media de la tarde, hora en que los ancianos tomaban sus alimentos, la anciana comunico que se encontraba lista la merienda, motivo por el cual invitaron al niño a compartir lo que habían cocinado. Durante la cena el niño con palabras cortas explica su odisea de caminante y su deseo de pernoctar y seguir caminando hasta encontrar el lugar donde tendría que quedarse para siempre y después de la cena el niño agradece con toda educación y agrado. Mas tarde lo alojaron en la puerta del fogón sobre unos cueros de alpaca y lo taparon con una manta para que no sintiera frío.

Transcurrida las primeras horas de la mañana el niño realizo las tareas de la casa, luego a la hora del desayuno se entablo una amena charla, donde el niño contó que era huérfano y que estaba buscando un lugar donde quedarse, después de una previa conversación y un acuerdo entre los ancianos le comunicaron que podía quedarse en la casa con ellos el tiempo que quisiese, el niño agradeció la decisión dijo, que no había encontrado gente tan compasiva y buena como ellos por lo aceptaba quedarse.

Los días y meses transcurrían y el niño se encontraba ayudando en los quehaceres de la casa, los ancianos habían recuperaban su salud, fue entonces que algunos miembros de la comunidad vieron con desagrado que el niño se quedara en el ayllu, ya que El era de tez blanca, de ojos penetrantes que despertó temores en los demás miembros de la comunidad, comentaban que si se quedaba los iba a gobernar y hasta quitarle sus cosas. Conforme iban pasando los días estas discrepancias y temores se hacían cada ves más critica hacia los ancianos ya que era mayor el número de personas que les reclamaban que se fuera de la comunidad.

Estos comentarios empezaron a resquebrajar la unidad de los ancianos, el niño mientras realizaba los quehaceres de la casa escucho con profunda pena en más de una oportunidad las discusiones que había entre ellos, hasta que una tarde mientras que el anciano reclamaba con más ímpetu, el niño solicito permiso para recoger agua del manantial.

Pasaron algunas horas y el niño no regresaba, preocupados los ancianos fueron en busca del niño, después de un tiempo la anciana encontró cerca del manantial el tacho lleno con agua, pensó que se encontraba cerca y empezó a gritar por su nombre sin resultado alguno, entrada la tarde y oscureciéndose un poco la anciana decidió regresar al manantial para llevar el tacho, grande fue su sorpresa cuando al agacharse observo que algo brillaba dentro del agua al sacar este objeto se dio cuenta que era una piedra pizarra escasa en la zona y que tenia una imagen incrusta, se fue de regreso a la casa y le contó a su esposo de todo lo ocurrido, durante la noche la anciana tuvo una revelación escucho una vos que le decía que no se preocupara que el estaría siempre junto a ellos.

Con los primeros rayos de sol del día siguiente se pusieron a observar la piedra recogida por la anciana y grande fue su sorpresa cuando vieron que en ella estaba la imagen de Cristo Crucificado junto a María, les entro un raro sentimiento mezcla de temor y regocijo, temor por la forma de como se fue el niño de la casa y regocijo por que comprendieron que quien estuvo en casa fue alguien especial.

Enterados los demás miembros de la comunidad de lo ocurrido y del hallazgo encontrado y de que era la imagen de nuestro Señor Crucificado la que se encontraba en la piedra, hizo que pidieran perdón por la actitud tomada frente al niño y comenzaron a venerarlo construyeron un pequeño santuario donde los más creyentes oraban y pedían favores los que se les concedía, pronto el resto de las comunidades se enteraron y fueron venerar a tan hermosa imagen.

Desde aquélla vez los ancianos quedaron al cuidado de la imagen y siempre que estaban enfermos bastaba una oración al señor crucificado, desaparecían las dolencias, paso el tiempo y la anciana debido a su avanzada edad enfermo gravemente y falleció, quedándose el viejecito en compañía de la Santísima Imagen a quien no le faltaba una vela y le rogaba para que el alma de su esposa estuviera gozando de las bendiciones de Dios Padre, supremo hacedor.

Pasados algunos años la inclemencia del clima hizo que perdieran sus sembríos por lo que empezaron a pasar hambre, enterados de esto la comunidad de Pacaypampa les llevo víveres consistentes en maíz, papas, habas y otros productos, como el anciano estaba con edad avanzada pensó que estaría mejor con las familias caritativas de Pacaypampa y en agradecimiento entrego a su querida imagen para que la cuidaran y la adoraran.

Estando en Pacaypampa, le construyen un santuario e iniciaron el culto a nuestro señor y en poco tiempo se hizo conocido y en las demás comunidades, eran también cada vez mayor los favores recibidos y los milagros realizados.

TESTIMONIOS DE FE

Según las palabras del señor Pedro Santillana Abarca, cuenta que se encontraba trabajando en la garita junto con su esposa la señora Eduarda Carpio, cuando le dio una rara enfermedad, su cuerpo comenzó a hincharse motivo por el cual recurrieron al medico de la ciudad a las comadres que sabían curar con hiervas pero su mal continuaba sin solución, hasta que un amigo le comunico que en la comunidad de Pacay pampa existía una imagen que hacia muchos milagros, llenos de fe emprendieron el viaje colocando a su esposa en una acémila con la que llegaron al santuario de Pacay pampa, donde oraron y pidieron por que les hiciera el milagro de devolverle la salud a la señora Eduarda, después de haber cumplido con el ritual iniciaron el retorno, cuando se encontraban por la mitad del trayecto la señora comenzó a sentir mejoría, cuando llegaron a la garita había recuperado su salud, emocionados y agradecidos regresaron al día siguiente a Pacay pampa a agradecerle y estando en el santuario el señor Santillana prometió llevarle a cuatro amigos de la ciudad de Sandia, promesa que fue cumplida al año siguiente estando con los cuatro amigos en el santuario les hizo prometer que cada uno se comprometía llevar a cuatro amigos con sus respectivas familias, al tercer año el Señor Santillana se compromete a pasar la primera fiesta al señor de Pacay pampa, es así como se inicia el culto al señor de Pacay pampa con hermosas romerías desde la ciudad de Sandia en un acto de fe.

Cuenta el Señor Edilberto Parra que se había comprometido pasar la fiesta del señor de Pacay pampa motivo por el cual trabajó duramente todo el año en la mina y estando dos meses antes del día se encontraba con la incertidumbre por que había hecho la ultima saca y los resultados fueron desalentadores motivo por el cual se arrodillo y empezó a orar y dijo señor como quieres que pase tu fiesta con lo que he sacado es tan poco no me alcanza después de varias oraciones, se levanto impulsado por una rara fuerza y empezó a mover las piedras que seguían el cause del empedrado, cual seria su sorpresa cuando al remover una de ellas encontró lo que se llama la bolso-nada, cuenta el señor Parra que saco un balde y medio de oro agradeció al señor y paso una de las mejores fiestas.

Otro caso parecido es el del Señor Emilio Ancco.

Con gran regocijo los naturales de aquel lugar paradisíaco comenzaron a venerarlo y le construyeron una pequeña capilla a semejanza del pesebre de Belén con techito de paja paredes de piedra y barro, por mucho tiempo se adoro en tan peculiar forma, al SEÑOR DE PACAYPAMPA.

Free Web Hosting